comenta

jueves, 3 de mayo de 2012

Cuando los tanques vienen marchando

Cierra sus puertas el complejo Arteplex Belgrano, el cine que (no) miramos todos comienza a resignar espacios.

Cierra el compeljo Arteplex Belgrano

Se sabe del poder que posee una buena imagen. De hecho ya alguna vez se argumentó que vale más que mil palabras, y mal que nos pese a todos aquellos que jugamos con ellas, construyendo y también destruyendo. Por eso resulta difícil de olvidar aquella que nos trajo a aquel anónimo sujeto que el 5 de junio de 1989 decidió pararse frente a una fila de varios tanques de guerra durante la revuelta de la Plaza de Tiananmen (China). Sin lugar a dudas una lucha desigual, en apariencia condenada al fracaso pero no tanto si se mide el valor simbólico de tamaña acción. Sansón vs. Golliat.

Un año antes, el cine italiano dio de la mano de Giuseppe Tornatore una acabada muestra de que alguna vez los caminos del buen cine y el reconocimiento popular pueden cruzarse. El realizador construyó y nos regalo Cinema Paradiso, una historia de amor que excede a las personas y abraza al séptimo arte todo. El relato nos envuelve desde las fuerzas de las imágenes, desde los diálogos y también desde la siempre genial música de Ennio Morricone.

No hay peor silencio que el que deja una sala vacía. No hay peor silencio que aquel que rebota en paredes que otrora supieron tener vida. No hay silencio más cruel que aquel que nace en lugares que supieron albergar historias, magia, sueños, anhelos y deseos. Y algo de todo eso sucederá desde este 2 de mayo y a partir del cierre del complejo Arteplex Belgrano. Así ese “otro” cine, el que puede disfrutarse en cada edición del Bafici, perderá nada más y nada menos que cinco salas. ¿Tierra de nadie? Más bien “tierra de Hollywood”.

El cierre del complejo ubicado a pocos metros del cruce entre las avenidas Cabildo y Congreso respondió al elevado monto del alquiler exigido por los dueños del inmueble. Durante mucho tiempo (siete años) el lugar supo jactarse y tal como señalaba su marquesina de ser el “primer complejo de cine arte de la Argentina”, cosa que ya no podrá ser. El Arteplex Belgrano se levantó el mismo lugar que funcionó el viejo cine Savoy y contó con la programación de Alberto Kipnis.

Este cierre se da en un contexto muy especial, a semanas de otro exitoso Bafici y a días que trascendiera el posible cierre del cine Gaumont, donde funciona el Espacio INCAA, por razones similares al del Arteplex. Por eso, el coordinador de Espacios INCAA, Juan Zaffanella, no tardó en hacer público que el contrato de locación del Gaumont vence el año que viene y que se puso en marcha un proyecto de Ley para conservar la fachada y el destino del cine histórico.

¿Dónde irán a parar las películas iraníes, rusas o bosnias? Es una pregunta a la que nadie quiere encontrarle una respuesta. Mientras tanto la larga hilera de tanques norteamericano avanza por la avenida y ya casi no quedan héroes anónimos dispuestos a hacerles frente.

Fuente: Diagonales
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails