comenta

sábado, 10 de diciembre de 2011

El Estado Actual del Cine Argentino – Dar a Conocer un Filme (1º Parte)

El cine argentino que se estrena año tras año sigue un patrón similar: un puñado de éxitos de taquilla (generalmente las películas que cuentan con apoyo de algúno de los dos canales de televisión más importantes); un par de éxitos sorpresa (generados por el boca en boca) y una decena de películas que apenas superan los 10.000 espectadores.
Hay diversos motivos por los cuales esto sucede y algunos de ellos tienen soluciones muy al alcance de la mano para el realizador y el productor.
En esta ocasión quisiera hablar de los elementos básicos de comunicación y de la gran ayuda que dan internet y las redes sociales (siempre y cuando se las sepa aprovechar…).

Para que tenga éxito (y cada película puede ser exitosa, dentro de sus capacidades, por supuesto), debe interesar al público, ser atractiva.
En esto es donde los realizadores deben dedicarse al 100% desde el momento de la génesis del proyecto, de la idea.  De esto hablaremos más adelante.
Sin embargo, de nada sirve hacer la mejor película del mundo si nadie se entera que existe.
La semana pasada, las distintas asociaciones de directores de cine nacional emitieron un comunicado en conjunto solicitando medidas para mejorar las condiciones de exhibición del cine argentino. ( ver aqui http://www.haciendocine.com.ar/article/urgente-comunicado-de-todas-las-asociaciones-de-directores-argentinos )
Si bien muchas de las propuestas presentables son muy necesarias (y ojalá logren implementarse), otras directamente no tienen mucho asidero en el contexto actual, y aún impleméntandose, ese esfuerzo caería en una bolsa rota, por decirlo de alguna manera.
Por más apoyo estatal o de los medios audiovisuales que se pueda conseguir para una película, si los realizadores no utilizan de forma más eficiente los elementos de comunicación más básicos (y que sólo les corresponden realizar a ellos), dificilmente se logre superar el prejuicio que el espectador argentino tiene para con su cine.
APRENDER A VENDER
Otra cosa que juega en contra: desde la explosión de las escuelas de cine aa fines de los noventas, hay más de 10.000 estudiantes de cine en  todo el país.
¡NINGUNA  de las escuelas más importantes da en su cartilla de estudios  materias relacionadas con la comercialización de una película!
Y las que tienen algo similar, es una materia cuatrimestral (en los únicos dos casos que encontré, encima son tan sólo dos horas una vez por semana….)
Ah, ¿que tal escuela da un curso de tres meses sobre gestion cultural donde se ven algunos temas al respecto?  Entonces yo voy a ser un excelente vendedor porque una vez vi un video motivacional de ventas de 45 minutos. ¿Vender? Ah, no, nunca vendí nada, lo que me sorprende porque al video le presté atención…
Tengamos en cuenta que cada vez más (desde que tengo memoria, bah) es el director en Argentina el que empieza y se pone el proyecto al hombro para llevarlo a cabo. Y que la mayoría de las veces ese proyecto lleva AÑOS desarrollar y concretar. Justo cuando llega el momento más importante, el de dar a conocer la película al público, “ah  no, ahora hago la plancha, si total las multipantallas malas, malas no me van a dejar tener éxito”….
Por lo tanto tampoco es excusa : “esta es una escuela de DIRECCIÓN” y enseñamos a dirigir, no a comercializar o a comunicar”. Las herramientas, afortunadamente, están. Hay que saber utilizarlas. ¿No me las enseñan?
Pues que suerte que unos cuantos iluminados crearon una pequeña cosita llamada “internet”.
VENDER UNA PELÍCULA
” Filmo como una monja y me vendo como una puta. A la hora de filmar no concedo nada, hay que mantenerse firme siempre. Pero para vender la película hay que hacer lo que sea. Mientras presentaba la película a la prensa, había cosas que me callaba o que evitaba mencionar porque sabía que podían alejar al público”.
Estas palabras no las dijo Adrián Suar ni la gente de Argentina Sono Films. Lo dijo Lucrecia Martel, creadora de “La Ciénaga”,  la que es considerada por muchos como la mejor película argentina de la década del 2000. Sin embargo,  ella no dijo “que película grosa que hice, !encima competí en Berlín! Otra que “Papá es un Idolo….”.
No, ella sabía que tipo de película tenía entre las manos, y que la gente por prejuicio o desinterés, podía llegar a darle la espalda.
Pasa con cualquier producto. Mientras se crea la película, el realizador es un artista. Una vez terminada, la misma pasa a ser un producto que hay que comercializar; y no importa si es un blockbuster o un documental. Cada obra tiene sus espacios, y hay que encontrar la manera de ocuparlos todos de la mejor manera posible.
La comunicación de una película no empieza la semana antes del estreno. Tampoco termina una semana después.
Y no da lo mismo cualquier tipo de comunicación, va a depender de cual es el target de mi película.
Hoy por hoy, gracias a la tecnología y a las redes sociales, estar en contacto con el target de un filme es más fácil que nunca. Sin embargo, hay que empezar a comunicar con tiempo, cosas muy sencillas pero que a veces los realizadores dejan pasar.
Una sencillez, por ejemplo: ya antes de empezar a filmar tengo que crear mi perfil en redes sociales, subir video-ensayos o los actores hablando a cámara en Youtube, invitando a seguir las novedades de la película
Una vez que tengo mi perfil, empezar a agregar amigos en Facebook.  ¿A cualquiera?
Si la película es una comedia romántica, o un melodrama, entonces el target principal van a ser las mujeres de edad media (que son las que suelen ver cine argentino de estos géneros). ¿Que creen? ¿Que las mujeres mayores no navegan por Internet, que no tiene cuenta en FACEBOOK?
El 49% de los usuarios de Faceboook son mujeres. Agregar gente de esa edad, pedirles que recomienden la pagina a sus conocidos, subir videos promocionales, o realizar actividades online.
¿Estoy por hacer una película de terror? Agregar a todos los directores, productores del género que tengan cuenta,  creadores de FX, meterse en los perfiles de festivales del género, agregar a la gente que se ven en ellos.
Solicitar difusión desde el inicio de filmación a los sitios y periodistas especializados en cine, que suelen ser muy colaborativos en estos casos. Cada vez son mas seguidos los casos de productores que dan a conocer el estreno de una película una semana antes del estreno, o directamente, sin avisar a la prensa.
Es cierto que en el contexto de distribución actual,  los exhibidores a veces mueven una película argentina faltando días para el estreno pautado, pero eso no es excusa para no dar NINGUNA información sobre una película a los medios especializados.
Facebook y otras redes sociales permiten realizar una importante campaña de comunicación practicamente sin costo y con un mínimo esfuerzo.
Pero de nuevo: la campaña se inicia CON TIEMPO, con DEDICACION y PACIENCIA y solicitando toda la ayuda posible para su difusión, SEA LA PELÍCULA QUE SEA.
Y si una película tiene éxito en su primer fin de semana, hay que atacar con todo: “el mejor promedio en cines de la semana!”; “Quedamos entre las diez más vistas!”; “Más de 4.000 personas en sólo tres días!”, “No se la pierda!” y cosas asi.
Hace unos meses, “El Túnel de los Huesos“, un drama policial carcelario tuvo un excelente primer fin de semana con más de 7.000 entradas en sólo 10 pantallas. Consiguió uno de los mejores promedios para una película durante esos cuatro días de exhibición.
O sea, sus productores/realizadores tenían motivos de sobra para salir a comunicar a todos los medios (virtuales y clásicos) el éxito del filme.
Eso no pasó, y pese a mantener todas sus pantallas, perdió un 60% de espectadores al fin de semana siguiente.
¿Acaso una mejor comunicación del éxito de la película hubiera hecho que se mantuviera mejor? Es una pregunta retorica,  no vamos a saberlo nunca;  porque el cine en Argentina, donde el mercado de video es practicamente inexistente, y apenas se emiten películas nacionales en televisión, no da revancha.
Ah! Y otra cosa: gente, realizadores, estoy cansado de ver en Facebook “Vean la película en su primer fin de semana, sino nos dan de baja de las salas”.
Es cierto lo que dicen, pero eso no es vender (ni mucho menos crear interés o excitación): a mi me suena como pedir limosna…. (“dale, no seas malo, vení a verla, ¿sabes lo que nos costó hacerla?”).
Estas son sólo algunas ideas. Probablemente mucha gente estará en contra, otras a favor.
Hay muy buenas películas nacionales de distintos géneros que se estrenan año tras año. La mayoría del público “normal” (ese que no sigue las novedades de la industria semana a semana sino que va al cine como quien dice “vi luz y entré”) NO LLEGA A ENTERARSE DE LAS PELÍCULAS ARGENTINAS QUE SE ESTRENAN EN SALAS.
Pero dos cosas de las que estoy muy seguro: primero, se puede mejorar la imagen del cine argentino ante su público. Segundo, esto va a llevar un tiempo.
Por eso mejor, empezar AHORA.
CONTINUARÁ

Fuente: Taquillanacional
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails