comenta

martes, 5 de junio de 2012

En rodaje de “El Crítico”, ópera prima de Hernán Guerschuny


El lunes 14 de mayo comenzó el rodaje de El Crítico, ópera prima de Hernán Guerschuny, protagonizada por Rafael Spregelburd y Dolores Fonzi. El Crítico es la primera incursión en el largometraje de la productora HC Films (responsables de la Revista Haciendo Cine). La filmación tiene lugar en la Ciudad de Buenos Aires durante 5 semanas. La película ya tiene un buen número de cameos de gente del mundo del cine argentino, entre los que se incluyen, por ejemplo, los críticos Quintín, Diego Papic, Leonardo D´Espósito y una de las jefas de prensa más reconocidas del medio, Lola Silberman. Pero allí no termina la cosa: habrá más. Sólo les podemos adelantar que para las próximas semanas pasarán por el set distribuidores y productores. También en los próximos días se suma al elenco Blanca Lewin, que se pondrá en la piel de Pinni, una crítica de cine chilena que forma parte del círculo de amigos y colegas del protagonista de la historia. “Ella es una intelectual que forma parte de este grupo de críticos, medio tímida, pero porque se mueve en un mundo de puros hombres. Así que tiene pocas opciones de plantear sus opiniones”, dice Lewin al diario La Tercera sobre su personaje en la película.

Sinopsis de El Crítico “Hace mucho que he perdido la capacidad de emocionarme”. Víctor Téllez (Rafael Spregelburd) lleva más de veinte años desempeñándose como crítico de cine. Prestigioso, cínico, sarcástico, no puede evitar juzgar al mundo en función de sus preferencias estéticas. Desde que su mujer lo abandonó, ninguna otra logra superar en una cita la prueba de contestar una pregunta igual que como lo hace Jean Seberg a Belmondo en el film “Sin aliento”, de Godard. Inesperadamente se cruza con Sofía (Dolores Fonzi). Una mujer atractiva pero con un estilo muy diferente al de Téllez. “Elemental, construída a fuerza de clichés” seguramente la calificaría si tuviese que hacer su crítica. Como en las películas, el azar lo encuentra con ella en situaciones demasiado perfectas, casi ficticias: noches estrelladas, músicas incidentales y una puesta en escena edulcorada que nada tiene que ver con su vida gris. Téllez se da cuenta de que algo impensable le está sucediendo. “Mierda. Estoy atrapado en una comedia romántica”. Por principios, intenta escapar de todo ello. Sin embargo, algo superior se lo impide: se emociona con películas mediocres y escribe críticas benevolentes sobre subproductos que sus colegas repudian. La reputación ganada como una de las firmas más inflexibles empieza a desmoronarse. Su mente entra en conflicto, y la ficción y la realidad se mezclan en una historia que Téllez , definitivamente, jamás calificaría como “buena”.

Fuente: Quevemoshoy?
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails