comenta

viernes, 6 de abril de 2012

Empezó UNCIPAR, el más hippie de los Festivales argentinos

El Festival de Villa Gesell comenzó ayer su 34º edición. Una muestra de cine desacartonada que ha marcado un hito en la historia de las muestras en el país. Se proyectarán 35 cortos nacionales, 18 internacionales, 3 largos, más charlas y encuentros bien cinéfilos.

Zombirama, de Ariel López y Nano Benayón

Como cada Semana Santa, desde hace 34 años, los cortometrajes empiezan su derrotero en Villa Gesell, en el Festival UNCIPAR (Unión de Cineastas de Paso Reducido).

Los realizadores, periodistas y cinéfilos dicen que este es el Festival más hippie de la Argentina. Y algo de razón tienen: porque, sin dudas, UNCIPAR es el más desacartonado de todos ya que directores, prensa y público en general viven en comunidad: una comunidad cinéfila donde lo importante es compartir el placer del cine.

Tras el acto de apertura realizado ayer a las 15.30, en el que la nota de color estuvo en la impresora que UNCIPAR donó a la Secretaria de Cultura de Villa Gesell (ya que andaban flojos de estas máquinas), comenzaron a rodar los cortos participantes de la Competencia Argentina.
La pelota la movió Lo que haría, de la realizadora Natural Arpajou, ganador de La noche del cortometraje y en el 26° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

La historia no es otra que las angustias de una mujer abandonada pero con el plus de que al atender en su casa una llamada promocional de una compañía telefónica, se hace pasar por otra persona e inventa toda una vida al respecto.

Los sobresalientes. Luego, entre los que se destacaron, se proyectó el de animación Incordia de Pablo Polledri, que tiene al Diablo como protagonista. En medio de un desencanto amoroso un joven le lanza literalmente su corazón a una chica que no sabe aprovecharlo. Pero todo cambiará cuando Satán meta la cola para cambiar el curso de la historia.

Asistencia al suicida, de Agustín Kazah también se llevó muchos aplausos. Con un personaje que busca ayuda por el teléfono para quitarse la vida se va desarrollando esta historia de humor negro.
En el turno noche sobresalieron unos que nunca pasan de moda: los zombies. El animado Zombiramade Ariel López y Nano Benayón hicieron reír a la sala con esta historia que comienza a vivirse el 24 de marzo de 1976 hasta los menemistas ’90 donde la sociedad argentina se transformó en zombie del consumo.

Además de los cortos en competencia, hoy se presentará el largometraje Medianeras, de Gustavo Taretto; La toma, de Miguel Salazar y Angus Gibson, y ayer se proyecto el exquisito Memoria cubana, un documental de Alice de Andrade e Iván Nápoles.

Para terminar la primera jornada se brindó con empanadas y vino. Aquella locura cinéfila que empezó en plena dictadura para discutir adonde vamos y adonde queremos ir con el cine argentino sigue creciendo. Aplausos. ¡Salud! y aguante el UNCIPAR, loco.

Fuente: Diagonales
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails